dijous, 17 de juliol de 2014

Donación de sangre, órganos, tejidos y médula, el altruismo más egoísta.


¿Saben que España es la primera en el mundo, año sí año también, en número de donantes de órganos?  ¿Saben que en los países donde han extendido su manera de hacer, ha aumentado ostensiblemente el número de donantes de órganos?.  Extremadura, Aragón y Catalunya se descuelgan de la media, pero no sean ustedes malicios@s, probablemente no sea por falta de ganas...

¿Qué puede hacer despertar nuestra conciencia en este tema?

Pues francamente, no lo sé, imagino que a menudo la necesidad por parte de alguien que quieres (nos acordamos de santa Bárbara cuando truena), y siempre, como en todo, el conocimiento que nos hace recapacitar en algo. 
En mi caso, cada tipo de donación tuvo su "tempo", todas con convencimiento pero por motivaciones dispares en su inicio.

La donación de órganos vino a través de un programa televisivo, enterarme que por Ley éramos potencialmente donantes, si no manifestamos lo contrario por escrito, y el apuro que pasaban médicos y familiares (quienes eran consultados por respeto y deferencia, pese a la Ley), unos por tener que preguntar, los otros por tener que responder, en un país por entonces muy influenciado por la iglesia, removió mi conciencia. 
No había tanta asociación, organización ni Internet, a falta de carnets y otros medios, en el programa recomendaban comentarlo con los allegados y llevar encima una nota firmada, manifestando tu deseo de ser donante, y eso hice.
En cuanto a la donación de ojos, cuando mi hermana trajo información del Banco de ojos y se hizo donante de corneas, yo no pude, era menos de edad, así que cuando hice la nota de los órganos, ya tenía 20 años, e incluí los ojos.


Hoy tienes otras opciones, infórmate y no esperes que truene, ni obligues a quien te quiere, en un momento tan triste, a decidir por ti:

Si te haces donante, puede que encuentres reticencias en tu entorno familiar, pero si tú estás convencid@, lo aceptarán.  Nunca me planteé donar también el cuerpo, considero que tu gente necesita emocionalmente cumplir el ritual de "enterrarte", pero no fue suficiente, ni fácil, es cierto que eran otros tiempos...  De la misma manera que yo tenía claro que antes de convertirme en polvo, mi cuerpo podía ser útil, mi madre, católica practicante, se echaba las manos a la cabeza.  En pocas cosas discutimos tanto y con tanta vehemencia, ella amenazaba con no respetar mis deseos, ni siquiera el de incinerarme, y yo le contestaba que si no lo hacía volvería después de muerta para mortificarla, lo cual era un poco así como de risa, porque la que creía en el más allá era ella, no yo.  Fue una mujer inteligente, con gran capacidad de adaptación, y con el tiempo asumió mi decisión, aunque ya nunca lo sabremos, estoy segura que la hubiese respetado.
Con la donación de medula y sangre, como era "en vivo", la mujer no tuvo estos problemas, al contrario, admiraba a los donantes. 
Mi grupo sanguíneo es rarito, y cuando mi médico me dijo que era el de los egoístas, que podíamos recibir de todos pero solamente dar al nuestro, me pareció una sangre inútil ¡es lo que tiene la ignorancia!;  como sabéis, cuando hay una intervención quirúrgica solicitan donación de sangre a familiares y amig@s, entonces me dijeron que cada grupo necesita su propia sangre, y que precisamente por ser tan escasa debía replantearme ser donante.  Esa fue la primera, la segunda me pilló "de paso" al año siguiente, te daban café, bebida y bocata, corría el 83, en ese momento no tenía un duro y me moría de hambre...
En principio me sentí como una indigente norteamericana, pero mira, sin el estrés de la enfermedad de alguien próximo, descubrí que te encontrabas mejor, durante y después de la donación,  ¿os habéis fijado la cara de los chupad@s por vampiros en las pelis? ...
Renuevas tu sangre, que está muy bien, y estás haciendo algo bueno por alguien que jamás te lo podrá agradecer, que está requetebién.  Peso más de 50 kg,  no me dan miedo las agujas ni me marea ver mi sangre,  así que decidí hacerlo al menos una vez al año. 
Te prometo que a excepción del pinchazo (y es medio segundo), no duele, y el ratito que pierdes de tu vida, te compensará con creces, física y emocionalmente .  Las campañas puntuales de recogida de sangre tienen muy buena acogida, o sea que poder podéis, solamente falta establecer como disciplina que hay que ir, y vas.  
La única excusa es la intolerancia a ver sangre, no es lo común, pero he visto chicarrones quedarse blancos y desplomarse como damiselas de película, sin más. 

La de médula, como ya lo tenía claro, bastó encontrar un Folleto de la Fundación Carreras en el Banco de Sangre.  No puedo explicar la sensación que tengo, mezcla de emoción porque me llamen, del miedo a si me llaman como lo llevaré, con la "decepción" de que no me hayan llamado aún y quizás ya no lo hagan...
Este mes se han alcanzado los 150.000 donantes!, comparada con los millones de personas que somos, puede parecer una cifra ridícula, pero no lo es, no estás muert@, no dura una hora y "escuece" un poco más que una "punchadica", en esa tesitura y en el entorno hostil, y de poca euforia por nada,  que nos toca vivir,  es una gran noticia, de la que puedes formar parte:
 

En la vida y en la muerte la donación es el acto más altruista y a la vez más egoísta que podamos hacer, estás donando algo de ti mismo por ti mismo, a cambio de "nada", ni siquiera sabrás a quién, ni si lo merece o es o no buena persona, ni podrá darte las gracias, pero... ¡¿quién lo necesita?, teniendo la satisfacción de haber salvado una o varias vidas!
Si estás san@, tienes médula y sangre para parar un tren, y si mueres, tengas la creencia religiosa que tengas (si la tienes), ya sabes que el cuerpo físico está condenado a convertirse en polvo o ser pasto de los gusanos, tú decides a quien quieres dar vida, si a otros seres humanos o a una colla de bichos feos.
Dar de comer con tu cuerpo a los osos, que a su vez dará de comer a los tuyos, ya no tiene sentido ni en el Polo.

Por último, recordar que este es un blog "íntimo y personal", sin pretensiones, escribo de lo que conozco y pienso porque necesito hacerlo, y me siento "la bien pagá" cuando en la estadística sale que alguien se lo ha leído  (básicamente porque me consta que, excepto un par de personas, mis allegad@s pasan), si además sirve para que ese alguien se plantee hacerse donante, ya será la pera aunque no me entere, supongo que es otra forma de donación...
:)

mmha, julio 2014

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada